Consejos prácticos para colgar cuadros trípticos

Consejos prácticos para colgar cuadros trípticos

Este tipo de formato es muy habitual y se está poniendo muy de moda en cuadros al óleo modernos, así como en cuadros abstractos al óleo. Aunque nuestros favoritos son los cuadros de paisajes, ya que quedan espectaculares como podéis ver en la imagen superior. En este post hablaremos de uno de nuestros mejores formatos: los cuadros trípticos. Formados por tres bastidores, mantienen la siguiente proporción: cada pieza lateral equivale a la mitad de la central, consiguiendo un formato apaisado de hasta dos metros de largo.

Anillas necesarias

En anteriores entradas hablábamos si era necesario poner doble anilla o una sola bastaba. En nuestros trípticos es bastante claro: una sola anilla (por pieza obviamente) es más que suficiente. Ni por su longitud, ni por su peso recomendaría poner dos anillas. Eso sí, la anilla deberá coincidir con el eje vertical del centro de gravedad del cuadro. Tienes más información en el post colgar lienzo con bastidor.

Marcando la continuidad del tríptico

Esta parte no es imprescindible, pero sí que resulta útil para identificar la correcta orientación de las piezas. Las pinturas abstractas pueden confundirnos a la hora de encajar las piezas, como si de un puzzle se tratase. Una vez correctamente orientadas las marcamos por la parte de atrás del bastidor, haciendo dos marcas horizontales. Estas marcas indican que esas dos partes mantienen la continuidad. A continuación marcamos la otra pieza lateral con tres líneas horizontales que coincidan con otras tres líneas de la pieza central.

Marcando la continuidad del tríptico con unas sencillas marcas por la parte trasera del bastidor

Colgando el tríptico

Tenemos por costumbre empezar de izquierda a derecha, así que la lógica nos haría colgar primero la pieza de más a la izquierda. Este procedimiento tiende al error de no calcular bien las distancias y que al final nos quede descentrado de un objeto de referencia como un mueble o un sofá. ¿Solución? Empezar siempre colgando la pieza central. Ya que si ésta queda centrada, todo el conjunto quedará centrado: La simetría de las dos piezas laterales hará el resto del trabajo.

Separación entre piezas de un tríptico

Otra cuestión muy importante es cuánta distancia hay que dejar entre dos piezas de un tríptico. Una respuesta podría ser: Una distancia tal que el dibujo mantenga la continuidad. Es decir, nos interesa que se aprecie el cuadro como una sola imagen, igual que si mirásemos por una ventana: Si esta está formada por diferentes cristales, los marcos serían suficientemente finos para no impedirnos la visión del conjunto.

Por ello, nuestra recomendación es dejar entre 2 y 3 centímetros de separación entre cada pieza. Aunque no deja de ser una cifra orientativa, nosotros mismos podemos jugar a separarlo más o menos según nuestros gustos.

¡Aún hay más! No te pierdas las ventajas de los trípticos en el nuevo artículo de nuestro blog. Puedes difundir este artículo con los botones de compartir ;)

Portada: Tríptico Marina 120x60; Última actualización: 6/1/19

Leave a Reply

* Name:
* E-mail: (Not Published)
   Website: (Site url withhttp://)
* Comment:
Type Code